…Y un día no regresó

Francisco Román, desaparecido en 1977 en Los Barrios, es el caso “activo” más antiguo de la provincia

Un adolescente mira desde la pantalla de la web sosdesaparecidos.com. El adolescente tiene ahora 54 años y la foto es la última que le tomaron en Los Barrios, su pueblo, en 1977. Luego se marchó. Es Francisco Román, uno de los desaparecidos en la provincia de Cádiz que se encuentra en el banco de datos de la asociación de familiares de desaparecidos Inter SOS. En ese mismo listado figuró en su día el desaparecido más famoso de la provincia de Cádiz en mucho tiempo, Jenaro Jiménez, que simuló un suicidio junto a Trafalgar. Apareció en Paraguay; Francisco Román no lo hizo nunca.

Hace unos años, la hermana pequeña de Francisco, Milagros, volvió a recordar que en 1977 su familia de ocho hermanos vivía una época difícil, que Francisco intentó fugarse de casa varias veces, que una de esas veces un coche le atropelló y que, con la cojera de ese accidente, un día desapareció. “Era travieso, inquieto y sí, quería marcharse, pero cuesta entender que haya estado tanto tiempo sin ponerse en contacto. Sólo una vez recibimos una carta, no mucho después de su fuga. Decía que estaba bien, poco más”.

El calvario sufrido por la familia gaditana que mantiene la más antigua de las búsquedas activas en el fichero policial de personas desaparecidas empieza en todos los medios de la época. Reciben decenas de pistas falsas y la madre de Milagros acude a cada uno de los sitios donde dicen haberlo visto. No está en ninguno. Por supuesto, va al programa de Paco Lobatón, Quién sabe dónde, el gran pelotazo televisivo de los 90. Nada. Sin embargo, Milagros no tira la toalla. Siempre confiaron en que apareciera.

Otras familias prefieren dejar que el destino decida. La madre de un joven barbateño de 30 años desaparecido hace doce años no quiere ni que aparezca el nombre ni la foto de su hijo en los medios de comunicación. “Es algo que forma parte de nuestra vida privada y de la de mi hijo”, declaró en su día. es el destino de otros muchos. Se fugaron y quisieron cambioar de vida y su familia acabó por respetarlo. Como ellos, muchos otros huyen de la voracidad de los medios, no quieren exponerse en los escaparates.

Otro hombre de El Puerto, que a día de hoy tendrá 63 años, fue a trabajar por última vez en junio del año 2000. Cuando terminó su jornada laboral cogió su coche, pero nunca llegó a casa. Su familia le buscó duirante un tiempo, pero ya es sólo un recuerdo. En cualquie caso, su búsqueda sigue activa. Forma parte de los que son calificado spor la policía como ‘los que se fueron a por tabaco’.

Entre ellas está la de la hija de Juan Bergua, un linense que reside en Barcelona. En 2015 su mujer declaró al periódico La Vanguardia: “Cuando Cristina vuelva, si quiere, que quite los peluches y las muñecas”. Por entonces se cumplían dieciocho años de su desaparición. Hoy la hija de Juan debe tener 35 años.

FUENTE: diariodecadiz.es