Pautas de actuación. Cuídate

Usted tiene un familiar desaparecido y necesita acompañamiento psicológico. Busque en su localidad y en su sistema de salud público un profesional que pueda asistirle. También hay profesionales que pueden atenderle desde sus consultas particulares.

Hay otras herramientas que pueden también proporcionarles cierta ayuda.

Caja de herramientas

1. Las palabras adecuadas: El lenguaje con nosotros mismos es muy importante para gestionar el enorme malestar que se vive en el proceso de la desaparición de un ser querido. Intenta no culparte y decirte frases que Hay una lista de palabras y de frases que te puedan reconfortar:

  • Me quiero
  • No soy responsable de lo sucedido
  • Lo estoy haciendo lo mejor que sé
  • Tengo que darme permiso para cuidarme y no “dejarme llevar”
  • La vida es ahora muy difícil pero quedan momentos por disfrutar o en los que sentir bienestar aunque sean pequeños instantes
  • Voy a mantener la esperanza porque me ayuda y me hace sentir mejor

 2.No te compares: Al igual que nuestras huellas dactilares son únicas en el mundo, también lo es nuestra manera de enfrentarnos a un daño, a un sufrimiento, a un dolor.

Nadie experimenta las mismas cosas, ni siquiera en la misma familia. Esto nos lleva a comprender que otros miembros de la familia vivan la desaparición de otra manera. Nadie es mejor que el otro, simplemente es diferente.

Con otras familias que estén atravesando la misma situación puedes compartir tus emociones y otros recursos. Ayudarse, comprenderse, crear vínculos afectivos te será muy positivo. No te midas con ellas en cuestiones negativas y al contrario siéntete unida al grupo porque en él puedes encontrar apoyo, amistad y consuelo.

3.Aceptación de las emociones: Las emociones son numerosas, es muy difícil controlarlas. Las emociones se experimentan, no se construyen cómo nos gustaría. Muchas veces sentirás que nadie hace nada para encontrar a tus ser querido desaparecido y que no hay avances. Es normal, pero puede ayudarte hablar con los investigadores, con las asociaciones o con otros familiares.

Si te hace bien organizar actos contra el olvido de tu ser querido desaparecido, intenta buscar ayuda para ponerlos en marcha. Si prefieres no hacerlos no sientas que estás dejando de hacer cosas para encontrarlo. Haz lo que creas que te hace sentir mejor.

 4.Aceptación de las emociones: En tiempos difíciles, tu red de apoyo va a ser muy importante. Habla con las personas de confianza sobre lo ocurrido y tus sentimientos . Cuando consigas definir una necesidad que tienes, comunícala a alguien de tu red que pueda ayudarte a cumplirla. Expresa a tus allegados qué necesitas, cómo te pueden ayudar.

Si no nombras tu necesidad, las personas pueden no conocerla y te arriesgas a que te decepcionen de manera involuntaria. Recuerda que la mayoría de personas ante una situación difícil no saben bien que decir. Permítete recibir ayuda. A la gran mayoría de las personas les gusta ayudar.

 5.Expresión de necesidades: En tiempos difíciles, tu red de apoyo va a ser muy importante. Habla con las personas de confianza sobre lo ocurrido y tus sentimientos . Cuando consigas definir una necesidad que tienes, comunícala a alguien de tu red que pueda ayudarte a cumplirla. Expresa a tus allegados qué necesitas, cómo te pueden ayudar.

Si no nombras tu necesidad, las personas pueden no conocerla y te arriesgas a que te decepcionen de manera involuntaria. Recuerda que la mayoría de personas ante una situación difícil no saben bien que decir. Permítete recibir ayuda. A la gran mayoría de las personas les gusta ayudar.

 6.Vivir el día a día: La experiencia demuestra que pasamos mucho tiempo anticipando, olvidando así el día real, por lo que es importante organizar rutinas y no dejar a la mente que nos lleve de un lugar a otro desbordánonos.

Concéntrate en las cosas que puedes controlar y date permiso para dejar otras para las que no te ves capaz.

Realiza si te es posible algún ejercicio. Camina, haz actividades suaves, relajantes. Esto ayuda. Come bien. Extrae tiempo si puedes para descansar y hacer algo de ejercicio. Trata de mantenerte saludable.

Intenta mantenerte en contacto con tus amigos y familiares para no encontrarte solo cuando no lo deseas.

Cuando te sientas mal, busca una música que te reconforte, una película, intenta distraer a la mente con algo que la ocupe y te haga sentir mejor.

También puede ayudarte respirar lenta y profundamente. Proporciona cierta calma y te ayuda a pensar con mayor claridad.

Recuerda cosas buenas. Es fácil sentirse sin fuerzas por la situación de incertidumbre tan extraordinaria. Peero a tu alrededor también suceden cosas bonitas. Intenta verlas y festejarlas.

 7.El apoyo adecuado: Para hablar de lo que estás pasando, asegúrate de tener a tu alrededor personas (y puede que no haya muchas) que tengan las orejas grandes, los ojos grandes y la cabeza pequeña.

Rodéate de gente capaz de escuchar todo, de mirarte incluso cuando hablas de temas preocupantes, pero sobretodo gente que evite darte muchos consejos.

Gente que simplemente esté ahí. Puede ser un amigo, un familiar o un profesional (y, por cierto, nunca dudes en consultarlo).

Traducir »