«Con el alma destrozada sólo queda esperar»

«Con el alma destrozada sólo queda esperar»

Amalia Toledo, madre de Andrés Mora | La familia de un joven desaparecido hace ocho años en Valencia «con lo puesto» suplica a la policía que reactive una investigación estancada

J. A. MARRAHÍVALENCIA.
 
Nada. Ni una sola prueba lleva a concluir que Andrés Mora se marchó de su casa por propia voluntad. «Sin dinero. Sin maleta. Sin un adiós. Mi hijo jamás se iría así, de ese modo. Era familiar, responsable y, ante todo, noble», recuerda hoy su madre, Amalia Toledo, tras cumplirse ocho años de una ausencia que ha dejado una honda abierta herida en una familia del barrio de Ayora, en Valencia.

Andrés es otra de esas desapariciones en plena juventud que se estanca en los archivos de un juzgado sin respuesta ni sospechosos ante la justicia. Fue el 2 de febrero de 2012 cuando denunciaron la «inexplicable» desaparición de Andrés. Y ahora lanzan una desesperada súplica a la Policía Nacional: «Por favor, no olviden el caso, vuelvan a interrogar a sus colegas, no permitan que una madre se quede para siempre con esta amargura».

Seguir leyendo aquí

Traducir »