Cádiz, el agujero negro de los desaparecidos

España presenta en la actualidad un total de 4.164 denuncias de desaparecidos activos. Estas son las denuncias presentadas, de las que 214 son de extrema gravedad (riesgo alto confirmado), según los datos aportados ayer por el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, durante la presentación del Informe estadístico sobre la situación de las personas desaparecidas en España y el Centro Nacional de Desaparecidos. En estas estadísticas, la provincia de Cádiz figura a la cabeza de las denuncias presentadas con 588 activas, es decir, gente que sigue buscándose.

Este dato puede ser equívoco, ya que el principal motivo de tan alto número de desapariciones se deba a ser puerta de entrada en Europa y muchos de estos desaparecidos denunciados provienen de los comunicados realizados desde los centros en los que se interna a inmigrantes que, de un modo u otro, traspasan la frontera y dan su siguiente paso hacia el destino que tenían fijado.

Zoido, en cualquier caso, ha afirmado, tras la reunión con las asociaciones de desaparecidos y las fuerzas de seguridad del Estado, que el “compromiso de todos por resolver este problema es decidido y definitivo. Nos vamos a dejar la piel en el empeño para encontrar a las personas desaparecidas”, ha reiterado Zoido, al tiempo que ha destacado el papel de las nuevas tecnologías para cumplir esta misión. Más allá del problema de Cádiz, lo cierto es que cada año en España se registran en torno a 120.000 denuncias sobre desaparición de personas. El número es muy elevado, pero, de estos casos, sólo permanecen activas un 3,44%, tras ser localizadas 116.954 personas.

De las 4.164 denuncias activas, 3.905 se refieren a situación de riesgo limitado (93,78%) y 259 de alto riesgo (6,21%). De estas últimas, sólo el 5,13% cuenta un alto riesgo confirmado por parte de las unidades específicas de la Policía judicial, según los datos aportados por el Ministerio del Interior..

En cuanto a las provincias donde se ubican más denuncias activas, como se ha dicho, Cádiz lidera el ránking, con 588. A continuación van Barcelona (396), Madrid (293), Granada (268), Málaga (235) y Almería (214). Sin embargo, las provincias que presentan casos de desaparición de alto riesgo son Barcelona (46), Las Palmas (14), Málaga (13) y Baleares, Madrid y Murcia (12). . Como se ve, en este listado, mucho más alarmante, ya que se criban los casos habituales de inmigración, ancianos desorientados o adolecentes huidos, que son los que se solucionan en las siguientes horas a la denuncia de la desaparición, no figura la provincia entre los lugares más conflictivos.

Distribuidas por sexos, las denuncias activas corresponden en un 74,37% a hombres, un 22,43% a mujeres y un 3,19% carecen de determinación del género. Respecto a la nacionalidad, el 75,23% de las denuncias por desapariciones se refiere a nacionales y el 24,77% a extranjeros. casi todo estos casos son los centralizados en la provincia. Mientras, por edades, el sector de 36 a 50 años, con un 28,97%, es el que registra un mayor número de casos, seguido del de mayores de 65 años, con un 27,1% de los casos.

Por otra parte, con motivo de la celebración el próximo jueves 9 de marzo del Día Nacional de las Personas Desaparecidas, el ministro también ha hecho mención a la creación del nuevo Centro Nacional de Desaparecidos, que ya adelantó en sus comparecencias ante el Congreso de los Diputados y el Senado al exponer las líneas generales del Departamento para esta legislatura.

Zoido ha señalado que el Centro Nacional de Desaparecidos, que estará en marcha en los próximos meses, será el órgano responsable del control, gestión operativa y de calidad de la base nacional de Personas Desaparecidas y Restos Humanos sin Identificar. El ministro del Interior ha manifestado que la voluntad de su departamento es que “las policías autonómicas estén plenamente involucradas en el mismo ya que sólo así será posible una coordinación total en todo el territorio nacional”.

Por su parte, el presidente de QSD Global, el periodista gaditano Francisco Lobatón, que fue el que visualizó el problema con su su programa de éxito Quién sabe dónde en los años 90 ha indicado que se trata de “un proyecto esperanzador que representa la solución potencial a muchas expectativas que están acumuladas desde hace un cuarto de siglo y no pueden ser defraudadas”.

“En 25 años es la primera vez que se apunta a una solución integradora que combine toas las necesidades”, aseveró Lobarón tras la presentación del informe, al tiempo que ha añadido que estarán “muy vigilantes para que se convierta en realidad lo que hoy por hoy es un proyecto”. “La desinformación crea alarma y los datos permiten observar la realidad y cambiarla”, concluyó.

A la reunión con Zoido también han asistido los representantes de las asociaciones ‘SOS Desaparecidos’, ‘InterSOS’ y ‘Fundación ANAR’.

Recomendaciones de las asociaciones que trabajan con desapariciones

1. El primer momento tras percibir la desapariciónReflexionar y valorar las costumbres y hábitos de la persona desaparecida. Hablar con las personas con las que se haya relacionado el día de la desaparición. Hacerse una primera hipótesis de lo que puede haber pasado. Si no hay ninguna explicación clara, acudir enseguida a la policía que tenga competencias en la zona para formalizar una denuncia.

2. Darlo a conocer y hacer pública la desapariciónEntrevistarse con el responsable principal y preguntar qué más se puede hacer para ayudar a su localización.Hacer pública la desaparición ante medios de comunicación: prensa, radio y televisión. Editar y repartir carteles con la fotografía y datos característicos indicando el número de la Policía o del Servicio de Emergencias.

3. Nunca proporcionar teléfonos personales para evitar pistas falsasEn ningún caso citar en los carteles los números telefónicos de la familia, para evitar bromas y molestias. Se pueden repartir en estaciones de tren, autobuses, metro, comisarías, juzgados, hospitales, mercados y otros lugares muy frecuentados. Ponerse en contacto con otros servicios o instituciones que pueden ayudar: policía municipal, bomberos, guardas forestales, servicios sociales…

4. Utilizar las redes sociales como un aliado para la localizaciónAlojar los datos personales y la fotografía en RRSS (Facebook, webs, twitter) y hacer la difusión por toda la red.Contactar con todas las personas con las que mantenía una relación importante para encontrar algún indicio.Mantener entrevistas periódicas con la comisaría que lleve el caso. Conocer todos los ambientes donde se relacionaba la persona desaparecida.

5. Crear una red cercana en la que se mantenga viva la atenciónCrear un grupo de apoyo con amigos y compañeros de la persona y de la familia con encuentros periódicos para analizar el caso y ver qué más se puede hacer. Difundir el caso a todas las entidades y organismos públicos y privados que quieran colaborar en la búsqueda: seguridad social, consulados y embajadas, empresas de transporte, camping, hoteles, albergues…

6. Relación con los juzgados que tramitan el casoRealizar todas las gestiones y acciones que la familia se vea capaz de ir haciendo para mantener la búsqueda y conseguir la localización de la persona desaparecida. Personarse ante el juzgado correspondiente donde se han abierto las diligencias previas con el fin de tener acceso a la información sobre el caso, realizar el seguimiento judicial o pedir las gestiones que sean necesarias referentes a la ausencia de la persona buscada.

7. Si la persona aparece, eliminar todos los rastros de la campaña

Es imprescindible retirar la denuncia por desaparición cuando aparezca la persona desaparecida. Retirar las fotografías y carteles de los lugares donde se hayan puesto, así como dar de baja el caso en las páginas web donde se encuentre alojado.

FUENTE: diariodecadiz.es