“Una pulsera con código QR identificará a los enfermos de Alzheimer que se pierdan”

La presidenta de la Federació d’Associacions de familiars d’Alzheimer de Catalunya (FAFAC)  con la pulsera de silicona con un código QR. EFE/Marta Pérez

La pulsera llevará datos de contacto con el objetivo de que si un enfermo de Alzheimer se pierde, cualquier persona pueda fotografiar el código y contactar con algún familiar o cuidador.

Los Mossos d’Esquadra y la Federación de Asociaciones de Familiares de Enfermos de Alzheimer (FAFAC) han presentado una pulsera de silicona con un código QR que servirá para identificar a estos enfermos en caso de que se pierdan. “Genera angustia y ansiedad cuando una persona se puede perder y esta pulsera ayudará a dar seguridad”, sobre todo a los familiares, ha asegurado la presidenta de la FAFAC, Inmaculada Fernández, que ha explicado que cualquiera puede hacer una foto al QR con su teléfono móvil cuando se encuentre a una persona mayor desorientada y aparecerán los datos del familiar o cuidador del enfermo.

Fernández ha anunciado que la pulsera, que incluye los logotipos de la FAFAC y de los Mossos, tendrá un precio de 4,5 euros que es su “precio de coste” y se podrá adquirir una de las 2.000 unidades distribuidas en las asociaciones de familiares de toda Cataluña a partir del lunes, día 8.

Una vez adquirida la pulsera, la asociación correspondiente dará a los familiares un usuario y un código que les permitirá entrar en una página web para introducir los datos de contacto, como el teléfono, la dirección o incluso si padece alguna enfermedad como diabetes o alergias.

Esta iniciativa se incluye en una campaña conjunta entre los Mossos y la FAFAC en la que hay otros tres ejes de actuación: la elaboración de una guía práctica de actuación para el cuerpo policial, la distribución de un tríptico para familiares y un programa de conferencias que los Mossos realizarán en las asociaciones de familiares.

El jefe del Área Técnica y de Proximidad de Seguridad Ciudadana de los Mossos d’Escuadra, el inspector Albert Oliva, ha hecho hincapié en que “cualquier desaparición hay que denunciarla de manera inmediata” ya que aún existe la falsa cultura popular de que hay que esperar 24 horas. Además, tanto desde FAFAC como desde los Mossos, han explicado la importancia, entre otras cosas, de etiquetar la ropa de los enfermos con su nombre y de aportar el máximo de datos cuando se acude a una comisaría del cuerpo policial.

En Cataluña se denuncian una media de 3.500 desapariciones por año, de las cuales unas 210 corresponden a gente mayor de 65 años, y de estas, solo un 1% se trata de personas con alzhéimer. Sin embargo, Oliva ha explicado que estas son solo las que terminan en denuncia, ya que muchos enfermos se desorientan pero los encuentran poco después, por lo que no están contabilizados, y en caso de desaparición el desenlace “normalmente acostumbra a ser positivo”.

Fuente: antena3.com