Diego, el vecino de Rivas, sigue desaparecido. “Es como si se lo hubiera tragado la tierra”

 

Salió de su casa para pasear a su perra el pasado 5 de mayo y desde entonces no han vuelto a tener noticias de él. Ni una pista ni un indicio, no hay rastro. Nada que pueda calmar la ansiedad de sus familiares, la necesidad de saber. “Es como si se lo hubiese tragado la tierra”, ha dicho en más de una ocasión la portavoz de la familia.

Diego Ménendez, vecino de Rivas de 65 años y enfermo de Alzheimer, desapareció hace más de 15 días. Algo más de dos semanas en las que su familia no ha dejado de buscarle. Salió de su casa para pasear a su perra el jueves 4 de mayo y no regresó. Lo último que se sabe es que realizó una llamada a su mujer en la que decía que ya volvía: «Ya voy, no te preocupes». Después, llegó el silencio. Nunca más cogió el teléfono.

Según la información de que dispone la familia, el último rastro que se registró de él, gracias a la triangulación de la posición del teléfono móvil, fue a las 11.00 horas de la mañana en la zona de la antigua carretera N-3. Sin embargo, no se han podido obtener nuevos datos del dispositivo por lo que se sospecha que pudo haberse quedado sin batería. La investigación sigue abierta.

Se han realizado batidas con perros y agentes a pie que se extienden a las localidades cercanas (Arganda del Rey, Coslada, Mejorada del Campo, Perales y Morata de Tajuña, que fue desde donde realizó la última llamada).  Y por ahora no se conocen nuevas pistas, no hay indicios, no hay nada que aporte nuevos datos a la investigación que, según informa el digital miracorredor,tv, se encuentra en punto muerto.

En declaraciones a este medio, la familia ha explicado que Diego probablemente se desorientó. «Cabe la posibilidad de que saliera, se encendiera un cigarro, se pusiera a andar con su perra y cuando él llama ya no estaba cerca de casa, él creía que estaba cerca pero ya se había desorientado», insisten. «Lo que nos dice la neuróloga que le trata es que un enfermo de Alzheimer no sabe que el teléfono móvil es lo que le conecta con la ayuda, se produce un bloqueo mental y por eso no contestó a las llamadas hasta que el móvil se apagó y dejó de dar señal».
(Fuente: miracorredor.tv. Lee la noticia completa aquí.)

Diego Menéndez:

Desaparece el 5 de mayo de 2017 en Rivas Vaciamadrid (Madrid).
Mide 1,70 m., es calvo y lleva gafas y barba canosa. Cuando desapareció iba vestido con una camisa de cuadros marrones, pantalón caqui con varios bolsillos y un gorro de tela verdosa. Junto a él, paseaba un caniche de color canela, de nombre Mani. Diego Menéndez va indocumentado y, probablemente, sin dinero. Había sido diagnosticado de Alzheimer recientemente. Es un dentista jubilado y muy querido en la localidad.